11 septiembre 2017

Recaida a los infiernos. Micro relato para REC.

La casa ha empezado a llenarse de hormigas; que van y vienen, cargando con pequeños pedazos de su existencia; y desapareciendo después por aquella aguja ennegrecida con la que tantas veces intentó recomponerse.

Mas abajo acuden los gusanos; lentos pero certeros; voraces devoradores de soledad.


Y casi al final de su descenso le inunda la tristeza; no por su destino, que merece; sino por aquella promesa rota, por la que tendrá que rendir cuentas; y por no saber, una vez más, que decir…


31 agosto 2017

Extremeños por España. Asturias, Covadonga, Oviedo y el descenso del Sella.


Tanto nos habían hablado de las bellezas de Asturias que la teníamos en el apartado de tesoros pendientes de descubrir, y este año, como otros muchos extremeños, hastiados del calor del sur, decidimos poner rumbo al norte para disfrutar del sempiterno verdor asturiano.

Día 1. Viaje y llegada a Soto de Cangas.

Desde Cáceres hasta Soto de Cangas, pueblecito que habíamos elegido como centro de operaciones en nuestra escapada, teníamos casi seis horas de viaje. Los dispositivos GPS pueden sacarte de apuros en gran parte de los trayectos, pero en este caso, nos jugó una mala pasada, ya que al configurar la ruta “más corta” nos llevó, ya llegando a Cangas, por una carretera secundaria que ascendía serpenteante por un cerro envuelto en una niebla cada vez más espesa, y por la cual acabamos pasando por el famoso mirador del Fitu. Si el día hubiese estado soleado, hubiésemos dado por bueno el desliz del gps admirando las vistas desde de los miradores más famosos de Asturias; pero ese día, como casi todos en esta tierra, las nubes y la niebla fueron nuestros incómodos compañeros en los últimos kilómetros del trayecto.

Pese a ese inconveniente postrero en el viaje, una vez en Soto de cangas, pudimos desquitarnos saboreando algunos de los manjares típicos de esta tierra, como la fabada y el cachopo.
Por la tarde nos dirigimos a Cangas de Onís, enclave turístico cercano a Soto de Cangas donde pueden visitarse tanto el puente romano, como su iglesia.



Día 2. Museo del Jurasico, playa de la Griega y Lastres.

En nuestro segundo día en Asturias nos dirigimos a la localidad de Colunga, más concretamente a la Rasa de San Telmo, donde se encuentra situado el museo del Jurásico, testigo del paso de los dinosaurios por gran parte de la costa asturiana.

Este museo alberga la tercera dotación más grande en fósiles de huellas de dinosaurios, y es un lugar de obligada visita en esta tierra, más aun si se viaja con niños.

Es recomendable seguir la visita guiada, incluida en el precio de la entrada, y prácticamente obligado el hacerse fotos ante las replicas a escala real de estos dinosaurios, que pueden verse en las inmediaciones del museo.


Muy cerca del museo del Jurásico esta la playa de la griega, donde se ubican, siguiendo una senda bien señalizada, algunos rastros de huellas de dinosaurios.


Este es un enclave ideal para pasar una tarde de paseo y relax posterior en la playa, de arena fina y clara.

Para terminar el día, nos dirigimos a Lastres, pueblo costero situado a 3 kilómetros de la playa de la Griega.

Lastres es una locura de pueblo, en el que puedes subir al cielo, haciendo parada en la iglesia de Santa María de Sabada, y bajar en poco tiempo cientos de metros hacia el puerto, en una amalgama de calles en pendiente y laberínticas escaleras.

Cualquier vista desde la zona alta de Lastres no deja al viajero indiferente, pero es desde abajo, ya en el puerto, donde la vista escalonada de todo el pueblo vale el esfuerzo realizado.


Día 3. Los lagos y Covadonga.

En el día de San Fermín decidimos subir a los Lagos de Covadonga, uno de los enclaves de visita obligada en Asturias.

El tiempo en el norte tiende a engañar al viajero, y quizá este sea otro de sus encantos. A primera hora, en Cangas, nos encontramos un día muy nublado, pero tras llegar en autobús a la parada de Covadonga, las nueves dejaron paso a un sol que nos acompañó durante toda la jornada.

El acceso a los lagos en verano se hace a través de autobús o taxi; y aunque a priori esto pueda suponer una molestia, al final es la mejor opción, ya que nos permite contemplar el paisaje en todo el recorrido, que transcurre por una carretera estrecha con numerosas curvas, en el que es fácil encontrar vacas “alpinistas” pastando en sitios inverosímiles, o incluso en medio de la carretera cortando el paso.

El autobús nos dejó en el aparcamiento de la Buferrera, a una altitud de 1050 metros. Una vez allí, nos informamos sobre las posibles rutas a seguir en la zona, optando en nuestro caso por la más corta, de en torno a 3 kilómetros que transcurre entre los lagos de Enol, Bricial y la mina de la Buferrera.

En este caso, se puede aplicar con toda justicia el dicho de “una imagen vale más que mil palabras”, ya que por mucho que lo intentase, no podría describir la experiencia de caminar a esa altitud, rodeado de aire limpio, de naturaleza en su más pura esencia, donde los colores tienen un grado más de expresión, donde se puede descubrir el verdadero significado de la calma, y donde cualquier foto es la mejor postal.



Al final, la ruta, incluso para los senderistas menos avezados, tiende a hacerse corta, por lo que resulta recomendable hacerla sin prisa alguna, porque cada pausa tendrá su recompensa visual.



Una vez concluida la ruta, de vuelta en el autobús, regresamos a Covadonga, donde nos espera el Santuario y la Basílica.

El Santuario de Covadonga, o la “Santa cueva de Covadonga”, es una capilla neorrománica situada en una gruta natural, donde además puede verse una hermosa cascada de agua proveniente del rio Deva. Es un lugar de culto y peregrinación para todos los lugareños, y un enclave de gran belleza, que además alberga la tumba de Don Pelayo, primer rey del reino de Asturias.


Muy cerca de allí, sobre el cerro del Cueto, se erige la basílica de Santa María la Real de Covadonga, construida entre 1977 y 1901 por el arquitecto Federico Aparici y Soriano, de estilo neorrománico, y construida en piedra caliza rosada.


Día 4. Oviedo.

El cuarto día de vacaciones decidimos pasarlo en Oviedo, una de las tres grandes ciudades del principado, junto a Gijón y Avilés.

Oviedo es una ciudad moderna, muy bien cuidada y con un centro histórico repleto de bonitas plazas, como la del Fontán, la de Trascorrales, la de la catedral, etc. 

El centro también es característico por su ruta de las estatuas, desde la de la regenta en la plaza de la catedral, pasando por la de Woody Allen en la calle Milicias Nacionales, o la de Mafalda en el parque de San Francisco.

La catedral de Oviedo es una visita obligada para cualquier turista que llega a esta ciudad.; aunque, bajo mi punto de vista, cualquier catedral merece la parada y el examen de la historia que alberga. La de esta catedral, en concreto, se remonta al año 792 d.C., cuando el entonces monarca del principado, Alfonso II el casto, traslada la corte de Cangas de Onís, donde la había situado el rey Pelayo tras derrotar a los musulmanes en la batalla de Covadonga, a Oviedo. Entonces manda construir una iglesia dedicada a El Salvador y otra a Santa María. Durante el reinado de Alfonso II, el Arca Santa traída de Jerusalén es llevada a la Cámara Santa. En dicha Arca, entre otras reliquias, se encuentra el Santo Sudario. Sobre estas edificaciones se construiría posteriormente la catedral de San Salvador, o Sancta Ovetensis, como también se la conoce, debido a la cantidad de reliquias que alberga.



Esta catedral, mezcla de estilos gótico (siglos XII-XVI), renacentista (siglo SVI) y barroco (siglos XVIXVIII), se caracteriza por albergar una gran riqueza cultural en su interior, con un sobrio retablo, y el atractivo de ver una réplica del sudario de Cristo en su cámara santa; aunque su torre exterior es un reclamo que sobresale en una fachada que probablemente no tenga la grandeza de otros templos.



Día 5. Llanes y los cubos de la memoria.

En el quinto día de nuestras vacaciones nos dirigimos a la villa de Llanes, uno de los pueblos más turísticos del principado, situado en la costa oriental del principado.  

Llanes es un enclave que invita a alejarse del bullicio de su centro más comercial,  y eso hicimos, dirigiéndonos a lugares tan interesantes como el faro, el mirador de los cubos de la memoria, el puerto pesquero o el paseo de San Pedro.

Los cubos de la memoria son el emblema de Llanes y una nota más de color en el bello litoral asturiano.
Son obra del artista vasco Agustín Ibarrola, que dibujó a finales de 2001 una serie de pinturas sobre los bloques de hormigón que protegen el puerto.



Al parecer, Ibarrola ha tratado de plasmar en su obra la memoria del arte el legado cultural y artístico, que en el caso de Llanes se remonta a época paleolítica. Estas representaciones simbolizan lugares u objetos como el Covarón de Parres, el Ídolo de Peña Tú, el picu asturiense, la Cueva de Trescalabres, el arte románico o las Inxanas,…

Su obra estaba prevista en dos fases, de las cuales queda aún pendiente la ejecución de la segunda.
Tras la visita al litoral de Llanes, nos dirigimos a su casco antiguo, declarado histórico conjunto artístico, en el que pudimos disfrutar de lugares como la Basílica de Santa María del Concejo y la capilla de la Magdalena, entre otros.

Y como colofón a la visita matutina, no quisimos marcharnos de Llanes sin probar un cachopo asturiano; que los aficionados a la buena carne de ternera sin duda disfrutaran.

Día 6. El descenso del Sella.

Asturias tiene muchos reclamos turísticos con los que atraer a los visitantes, y uno de ellos es el descenso del rio Sella.

El primer descenso del Sella se remonta al año 1931, siendo al año siguiente, 1932, cuando se establecieron la salida y meta definitivas. Con algunos años de parón en la guerra civil y posguerra, el descenso se ha ido celebrando desde entonces, cobrando cada vez más popularidad.

Pese a que el día amaneció nublado y amenazando lluvia, no quisimos despedirnos sin realizar el descenso, por lo que nos desplazamos a Arriondas para completar otra de las actividades casi obligadas cuando se viene a esta tierra.

Cuando planeamos las vacaciones no recomendaron realizar una reserva de canoas en alguna de las numerosas empresas que gestionan el descenso del rio; y la verdad es que esto es algo que resulta bastante recomendable, sobre todo en temporada alta y mas aún en Agosto, ya que el día 5 es la fiesta de las piraguas, fecha en la que se celebra el descenso internacional del Sella, con la consiguiente afluencia de turistas y aficionados.

He de decir que el descenso resulta una actividad que no requiere un esfuerzo excesivo, y que se puede realizar con niños a partir de 7 años; siempre con la supervisión de algún adulto.

Además el cauce del rio permite múltiples paradas para comer o descansar, y las distintas empresas que gestionan el descenso tienen servicios de recogida en varios puntos del recorrido.


En nuestro caso, el recorrido completo, realizado con canoa de tres plazas, mucha tranquilidad, y varias paradas, nos llevó una cuatro horas y media. El rio apenas tiene profundidad, el cauce no es demasiado rápido, al menos en la fecha en la que lo realizamos, y durante el descenso pudimos compartir camino con patos y, sobre todo al final, con salmones de distintos tamaños.

Día 7. Vuelta a casa con parada en León.

En nuestra vuelta a tierras extremeñas dejamos Asturias a primera hora de la mañana con una temperatura de 22 grados, siendo esto algo más que envidiar de esta bella tierra, ya que a última hora de la tarde, Cáceres nos recibió con 38.

En nuestra vuelta teníamos varias opciones para realizar una pequeña parada, y entre ellas decidimos visitar León y su catedral.

Iniciada en el siglo XIII, es una de las grandes obras del estilo gótico, de influencia francesa.

Conocida con el sobrenombre de, que significa Bella Leonesa, se encuentra en pleno Camino de Santiago. ​

La catedral de León, conocida con el sobrenombre de Pulchra leonina, presenta un amplio historial de reconstrucciones, fruto del afán de sus ideólogos por la reducción de los muros a su mínima expresión para ser sustituidos por una colección de 125 vidrieras medievales, siendo una de las catedrales con más vidrieras del mundo.



Además, la catedral de León cuenta con el coro de sillería más antiguo de España. 

El exterior de la catedral tampoco defrauda al visitante, con una soberbia fachada occidental flanqueada por dos torres góticas de 65 y 68 metros.


El mejor punto y final posible a unas vacaciones que no olvidaremos…


Fuentes: 

Wikipedia.
Anotaciones personales.

05 junio 2017

Tres micro relatos para REC.

Expresiones corpóreas de lo incorpóreo.

La coge con sus propias manos y la parte en dos, dejándola caer al suelo.

Al momento surgen, bien pertrechados, el odio y la envidia, ofreciéndole un arma cargada de resentimiento.

Y aun sabiendo que la venganza estaría al alcance de su mano, ya no da un paso más.

Sus miedos, que custodian la puerta, se han hecho fuertes, conscientes de que la última gota de su valor la vertió sobre su conciencia agonizante. 


Última cena de eliminación. 

La coge con sus propias manos y la parte en dos, para después ofrecerla a sus discípulos diciendo: 

“¿Qué? Con estos ingredientes no pidáis milagros”


Testimonio pre mortem. 

La coge con sus propias manos y la parte en dos, dejando caer los pedazos mientras me acompaña al final de la cola del último aliento. Tras la ira por el engaño, me llega el dolor, porque nadie sabrá cómo nos da caza; como arrincona nuestros anhelos, y como nos tortura mostrando en una mano el secreto para esquivarla, mientras la otra nos va desgarrando el alma. Y cuando llega la calma, al final de mi camino, no puedo evitar que una lágrima se derrame sobre esas palabras que nadie leerá cuando hayamos muerto.  






20 mayo 2017

Colaboraciones...¿Quien sabe?

Inauguramos la etiqueta "colaboraciones" con un relato de un sobrino con talento para esto de las letras...


¿Quién sabe?

¿Qué es este dolor? Fragmentos… nunca lo entendí, quizá nunca quise, otros decían cosas parecidas…Pero como tiendo a decir, ¿Quién sabe?...Un dolor basado en fragmentos, un dolor que nunca se hizo físico, que todos dicen comprender, y hubo veces que yo dije a otros que comprendía, un dolor causado a través de palabras supuestas felices, un dolor, falso, pero que aun así daña como una flecha recién atravesada en un cuerpo vivo… Hecho para destruir, para cercenar sin culpa, tan solo la nuestra propia…Debería llorar, pero el dolor hace que me contenga las lágrimas, quiero gritar, pero tampoco puedo, estoy suprimido tan solo por nunca haberlo dicho, por perder aquella oportunidad, decidí denominarlo así, pero ¿Quién sabe?...Quizás nunca la tuve, eso es algo que ya nunca sabré…




15 mayo 2017

Desconectando de la realidad...

Desde ese día nadie vende barquillos en el parque, nadie reparte publicidad en los semáforos, y nadie saluda a nadie al cruzar la esquina. Todo contacto humano fue poco a poco desapareciendo, absorbido por pequeñas pantallas de colores tan nítidos como engañosos, y tan intensos como adictivos. Nos harían la vida más fácil, decían, y con ese pretexto dejamos que invadieran nuestro cerebro para gobernar nuestras decisiones, optimizar nuestros pensamientos y, en definitiva, vivir por nosotros. 




Micro relato presentado al concurso "relatos en cadena". Frase de inicio: "Desde ese día nadie vende barquillos en el parque".

09 mayo 2017

Pasado perfecto.

8 de diciembre de 1980. La fecha quedó grabada en el ordenador de a bordo, y una vez encendidos los propulsores, la nave inició su viaje, rumbo al día en que sus padres se conocieron.

En ese momento buscaría la manera de deshacer el encuentro, evitando de esa manera la posterior boda; su desdichado nacimiento, y todo lo que vendría después.


Y sobre todo; verla cara a cara, y no en imágenes, bien merecía el viaje.