15 mayo 2017

Desconectando de la realidad...

Desde ese día nadie vende barquillos en el parque, nadie reparte publicidad en los semáforos, y nadie saluda a nadie al cruzar la esquina. Todo contacto humano fue poco a poco desapareciendo, absorbido por pequeñas pantallas de colores tan nítidos como engañosos, y tan intensos como adictivos. Nos harían la vida más fácil, decían, y con ese pretexto dejamos que invadieran nuestro cerebro para gobernar nuestras decisiones, optimizar nuestros pensamientos y, en definitiva, vivir por nosotros. 




Micro relato presentado al concurso "relatos en cadena". Frase de inicio: "Desde ese día nadie vende barquillos en el parque".

4 comentarios:

  1. Como la vida misma Alfonso!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esto no ha hecho nada mas que comenzar, Nani...

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hemos coincidido en el tema tratado. Buena propuesta, Alfonso.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa. Se que te debo algunas visitas. En cuanto pueda saldo deudas...

      Un saludo.

      Eliminar