29 junio 2016

Micro relato para REC. Esas pequeñas cosas.

Como si de una plaga venenosa se tratara, evita en todo momento el contacto directo, aturdida por unas reacciones para las que no encuentra explicación plausible.


No entiende los sudores repentinos, ni la respiración entrecortada. No entiende el pulso acelerado ante el mas mínimo roce; e incluso años después, aun no logra entender cómo puede perderse durante horas en el azul de esos ojos que un día  apuntaron a dar. 


4 comentarios:

  1. El amoreee!! buena pieza Alfonso abrazos a por septiembre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejaremos descansar a los del REC, a ver si la temporada que viene haya mas suerte.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Buen intento, Alfonso. A cargar pilas para el otoño.

    ResponderEliminar