12 junio 2014

Micro para REC. Venganza mal servida.









Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar vencido por el incipiente dolor de estomago, que parece querer salírsele del cuerpo. Poco después ya no respira.

Mientras, la chica permanece en la mesa, impasible, embriagada por sus pensamientos, retrotrayéndose a ese desgraciado día en el que lo conoció, a ese instante en el que comenzó a odiarle y a ese momento en el que planeo su muerte.  

Al volver en sí, comprueba que la amanita virosa ha hecho el efecto deseado en el asesino, pero no en ella, que pese a la venganza, sigue vacía. Decide entonces, acercándose el plato, que también para ella será la última cena.

8 comentarios:

  1. Bien urdido el plan, pero con invitado sorpresa a esa última cena.

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que deben sentir tantos asesinos que acaban suicidándose, esos que nos hacen preguntarnos por qué no dispararon primero contra si mismos en vez de después. Buen análisis de la situación, y buena elección micológica para la época. Suerte esta semana!

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches Alfonso ¡mira que hay que tener cuidadín con las setas! ...bueno... y con las especie humana, que es mucho más peligrosa que lo que parece. :)

    Un plan premeditado que me ha gustado cómo lo has contado. Felicidades por el micro y ¡a por la siguiente Alfonso!! ¡carga tus bolígrafos de tinta porque quedan pocas oportunidades!!

    Un besazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Alfonso. Creo que es una crónica perfecta para un asesinato premeditado. El segundo parágrafo me ha encantado. El trasfondo da para mucho. Me alineo con la duda de Eva acerca de ese tipo de personas que primero matan y luego se suicidan. En el ENTC voy con retraso para variar (pero da por seguro que llego y te comento). Un abrazo Alfonso.

    ResponderEliminar
  5. Venganza en plato frío para dos. Un buen menú nos has hecho degustar.
    Suerte para la próxima. Afila los cuchillos que ya no queda nada.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Alfonso.

    Me gustan esos planes urdidos para el mal. Te quedó un micro muy bueno. A mí me encantó, la verdad.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Es que hay que reconocer que esta vez le han salido de rechupete.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  8. La venganza sacia menos que el perdón, Amando.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar