08 abril 2013

“La Conserva”; otra forma de leer una revista.



Hoy os quería hacer una reseña sobre una revista muy especial en la que he sido invitado a participar. Todos conocemos los formatos que puede tener una revista; ya sea en papel de diversos tamaños, o bien en formato digital; hasta ahí no cuento nada nuevo. 

Pero si os digo que una revista literaria puede venir impresa en pequeñas porciones cuidadosamente envasadas en un curioso bote de cristal o del típico “tupper ware”, al principio os puede parecer raro, pero después os tendréis que rendir a la evidencia, ya que es una idea original y sencilla, pero también curiosa e interesante ya que se sale de los trillados formatos habituales para darle un soplo de aire fresco al concepto o idea de revista. 

La idea de esta revista es de la editorial “Letras cascabeleras”, una asociación cultural sin ánimo de lucro ubicada en Cáceres, que tiene como objetivo la promoción y el desarrollo de la cultura en general y de la literatura en particular.

El nº 1; con formato en bote de cristal repleto de poemas y micro relatos donados por autores extremeños fue presentado en Cáceres el pasado otoño, siendo un éxito de público y ventas.



En este enlace podréis saber un poco más sobre la editorial, leer los textos del numero 1 de la revista e incluso solicitar copias de la misma. 


El numero dos se presentará en el local “María Mandiles” de Cáceres, donde celebraremos una curiosa reunión de “tupper wares” y se leerán los textos de este número, entre los cuales figura uno de mi cosecha, llamado “el sabor de un instante”, que colgare en el blog en unos días.



Desde aquí quedáis todos invitados al evento, que seguramente será de nuevo un éxito, y del que daré debida cuenta en próximas entradas.

4 comentarios:

  1. ¡Qué fantástica y original idea para preservar las buenas letras! ¡en conserva y sin fecha de caducidad!.

    Me has dejado asombrada por el formato y por las fotografías. Estaré atenta a tu publicación en el blog de tu aportación al "bote de cristal".

    Un abrazo Alfonso (una no se cansa de trastear entre tanta mente ingeniosa). Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sin consumo preferente Laura, como diria el Ministro; perfectamente conservadas para degustar cuando se desee.

      A mi tambien me parece una idea genial, y un gran honor el poder participar de ella.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Qué mejor sitio para un relato o un poema, que almacenarse junto a una lata de calamares en salsa americana.
    El riesgo es que un día leamos la caballa y nos comamos los versos, pero podría ser un alimento muy revitalizante, quien sabe. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Pues no se que poso quedaría después de leer una caballa Armando, pero si nos tenemos que comer algun verso seguro que mal no nos sentará.

    Un saludo.

    ResponderEliminar