18 octubre 2011

Micro relato. Prescripcion medica.

Era un manojo de nervios cuando le vio salir, en contraste con el, que destilaba serenidad. 

- ¿Que te ha dicho?

- Que hagamos ese viaje que siempre habíamos pospuesto, que no dejemos de ver un atardecer en el campo o un amanecer en la playa, que disfrutemos de una cena romantica con velas y rosas frescas y que te abrace, que no deje de abrazarte.

Mientras lo estaba haciendo, una lagrima caía por la mejilla de ella. 

- ¿Cuanto?

- Un mes, quizá dos. 

4 comentarios:

  1. Vaya, que triste! pero está muy bien, seguí asi!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Marnos´. A veces es lo que sale; pero solo a veces.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ésto de morir siempre resulta extremista,o es muy dramático o muy chistoso.

    ResponderEliminar
  4. Carlos, es algo que tenemos que tener en cuenta porque nos acompaña durante toda la vida, la ventaja que tenían en este micro es que sabían cuando llegaría.

    Un saludo.

    ResponderEliminar