11 agosto 2011

Microrrelato. La caida.

Las gotas de lluvia en esa noche de verano aplacaron levemente el calor que invadía su cuerpo poro a poro y le hicieron sentir algo mejor.
Fue un espejismo, al momento volvieron a se mente los recuerdos de algo que nunca debió pasar y por lo que se culpaba en todo momento.
Mientras caía puedo recordar pinceladas de todo lo bueno que le había dado la vida junto a ella, y la línea fina que separa la felicidad del sufrimiento mas absoluto, que desapareció al llegar abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario