20 agosto 2011

Fanatismos

El pecar de fanatismo debe ser uno de los peores pecados, pero en todas las religiones; desde nuestro pais vemos con incredulidad como en algunos países musulmanes se convence llamando a la muerte a personas vendiéndoles la vida eterna a cambio de servir a su Dios como martires. Nada tiene que ver esa actitud con la que  marca el Coram, según gente que dice conocer y procesar sus dictados con actitud normal.

Pero aquí en los países con acento católico (aunque laicos), tampoco nos libramos de ciertos fanatismos, ya que sirviendo las doctrinas de la religión catolica, cuyo máximo exponente tenemos estos días en nuestro país, una persona no podría tener relaciones sexuales antes de casarse, tendría que aceptar los hijos que le fueran destinados pueda o no mantenerlos, tendría que renunciar a su sexualidad en el caso de ser homosexual y a su derecho al aborto o a una muerte digna en el caso de que se dieran estas desagradables circunstancias.


¿No es esta doctrina igualmente fanática? Lógicamente salvando las distancias, la respuesta es si. 

Este elegido como representante del Dios católico que promulga esta doctrina, ademas de invitarnos a compartir con los mas necesitados y ser humildes, acapara una fortuna incalculable en su pequeño país, y podría, si quisiera, acabar con el hambre en Somalía y medio África.

¿Por que no lo hace si es lo que promulga?

La respuesta es muy sencilla para todo aquel que quiera verla....

No hay comentarios:

Publicar un comentario