04 mayo 2020

Cosas del becario.

0 comentarios

Al final del pasillo estaba la habitación 311. A la hora convenida, llamé a la puerta presentándome como el servicio de habitaciones, previamente interceptado. 

El primer objetivo, hombre oriental de 25 años, complexión delgada y metro setenta cayó de un tiro limpio en la cabeza. El tipo era negro, pero bueno….

El segundo objetivo, mujer rubia, caucásica, 35 años, metro ochenta y bien proporcionada distaba mucho de ser la loca que encontré gritándome, pero el trabajo era el trabajo, por lo que le pegué diez tiros a mi ex mujer. Eso sí, en la agencia alguien me tendría que dar alguna que otra explicación...


Microrrelato enviado al concurso "Relatos En Cadena", de la SER. Frase de inicio: "Al final del pasillo"


No hay comentarios:

Publicar un comentario