12 noviembre 2019

La búsqueda

0 comentarios

Con su gato Mishi, que no participó en la última incursión, juega con ovillos de lana vieja, que se pasan de un lado a otro mientras arrugan poco a poco la tarde, hasta dejarla hecha una bola que la noche aparta de un puntapié.

Entonces se separan y comienzan a buscar entre suspiros, anhelos y almas que surcan la noche sin saber por qué.

Pero esa noche es distinta. El gato parece maullar a lo lejos, como despidiéndose, y una mano conocida le acaricia el corazón, esperando que se dé la vuelta, y diga sí.


Micro relato presentado al concurso "Relatos en Cadena", de la SER. Frase de inicio: "Con su gato Mishi, que no participó"


No hay comentarios:

Publicar un comentario