09 abril 2014

Escritura creativa. La subjetividad de Henry James.



En esta nueva entrega de mi experiencia en el taller de escritura creativa vengo a hablaros de otro de los autores relevantes de la literatura americana del siglo XIX, Henry James. 

Como escritor se considera a James como una de las grandes figuras de la literatura transatlántica. Sus obras están basadas frecuentemente en la yuxtaposición de personajes del Viejo Mundo, artístico, corruptor y seductor y el Nuevo Mundo, donde la gente es a menudo sincera y abierta, si bien sus matices y variaciones son múltiples.



En sus obras prefiere el drama interno y psicológico, y es un tema habitual suyo la alienación. 

Sus primeros trabajos son considerados realistas, pero de hecho durante su larga carrera literaria mantuvo un gran interés en una variedad de movimientos artísticos. Sus obras se han adaptado al cine muchas veces por directores tales como William Wyler (La heredera, adaptación de la novela Washington Square), Jack Clayton (Suspense), o James Ivory (Las bostonianas, La copa dorada).

Se dice que su escritura alimentó a la de Willian Faulkner, autor del que ya hemos hablado en entregas anteriores.

Para James, es muy importante el punto de vista del personaje, y en sus tramas esto aparece muy marcado, adentrándose en la subjetividad y la visión más interna del protagonista. 

En sus numerosas obras, James aprovecha para realizar críticas a las sociedades americana y europea, con las cuales convive durante si vida. 

En el estilo de escritura de este autor también predominan los personajes secundarios que se convierten en principales o protagónicos en una postrera vuelta de tuerca de la historia. El relato que a continuación os dejo se basa en ese personaje secundario que se vuelve a la postre principal. 



Como vino se irá

Entre la amalgama de tubos y cables apenas puede distinguir a sus seres queridos, que se arremolinan junto a su cama, ya sin esperanza, aguardando el inminente desenlace. 

En su agonía se pregunta qué hizo mal para que la suerte, antaño poderosa aliada, se volviese esquiva de la noche a la mañana dejándolo marchito y sin la riqueza con la que antes le había bendecido. 

Cuando le sobreviene la cordura recuerda aquel día soleado de Mayo en el que comenzó todo. Caminaba por el parque y encontró en un banco un boleto de lotería que posteriormente le haría rico. El dinero vino acompañado de lujosos caprichos, atrajo a nuevas amistades y reavivó antiguas pasiones. 

Colmado de felicidad y seguro de sí mismo, ignoró a aquel desconocido con el que se cruzó un año después y que aseguraba haberle dejado el boleto de lotería en el parque, exigiéndole la mitad de su fortuna. 

Ante su negativa, el desconocido pronunció aquellas palabras como principio del fin. 

-Como vino se irá llevándote consigo.

Un año más tarde, en esa cama de hospital, recuerda esas palabras exhalando su último suspiro. 

Mientras, en la calle, el desconocido, que aguardaba el desenlace, camina hacia el parque, se para junto a un banco y deja un boleto de lotería para alejarse de nuevo, y aguardar al siguiente afortunado.




10 comentarios:

  1. Buena lección, un secundario que acaba llevando el peso de la trama. Excelente me ha gustado mucho tu relato y la técnica aprendida. Muchas gracias por compartirlo con todos nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es bueno hacer participar en cursos o talleres de este tipo Lorenzo; se aprende bastante no solo con lo que pueda enseñarte el profesor, sino con los conocimientos que recoges tambien del resto de compañeros.

      En este caso concreto la técnica del secundario protagónico añadida al clásico giro final o vuelta de tuerca que todo micro relato debe llevar puede ser una buena conjunción.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Alfonso estoy con lorenzo la verdad muy acertadas tus reflexiones y aún más el relato para ejemplarizar lo dicho, eres un máquina. Buen profe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo intento aprender de los clásicos y de la gente con buena pluma y mejores letras, como es su caso Maestro Montesinos.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Alfonso. Darte las gracias por estos apuntes que nos dejas. Por eso de echar una mano te dejo este enlace para una cosa sin la menor importancia: http://www.fundeu.es/consulta/nombre-de-los-meses-mayuscula-o-minuscula-2291/
    Respecto al relato, me ha gustado mucho. Fíjate que al leerlo he entendido mal y pensaba que era del señor Henry James y al acabar he pensado (¡joder! qué bueno, como escribía el cabrón este)... si no se pueden decir tacos en tu blog he pensado (cáspita, qué bueno, como escribía el ínclito escritor)... en serio, he visto calidad en ese relato. Te veo avanzar en la buena dirección y me alegro mucho. Sigue así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por tu corrección Juan Antonio. Fijate que en este caso la profesora no me comentó nada, pero viendo tu enlace y el comentario de Towanda mas abajo es evidente que los meses van en minúscula.

      Por cierto, felicidades de nuevo por la flamante final semanal.

      Un saludo amigo. Te sigo leyendo.

      Eliminar
  4. Hola, Alfonso.

    Creo que es un relato fantástico que sitúas en la agonía del hombre para ir hacia el pasado... hacia ese día fatídico en que la suerte le cambió con un boleto de loteria que alguien dejó en un banco. Me genera muchas preguntas ese tipejo...
    Es un buen relato y te felicito.

    Solo una cosa, y te lo comento porque mi profe me lo dijo a mí, y es que los meses es preferible ponerlos en minúscula y como ya me he acostumbrado a ello se me hace raro verlo de otra manera.

    Un abrazo y lo dicho que me ha encantado tu cuento y las referencias al autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Towanda, se escriben en minúsculas. Como a Juan Antonio, te agradezco el apunte que siempre viene bien para mejorar.

      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  5. Muy bueno Alfonso, te felicito.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  6. Gracias fus por el comentario y la visita.

    Vuelve cuando quieras. Estas en tu casa.

    Saludos.

    ResponderEliminar