28 febrero 2014

Versión "Pd" del clásico de Hemingway "los asesinos"



En el curso de escritura creativa que estoy realizando nos están enseñando los estilos de algunos de los autores más importantes de la época más reciente. En una de las primeras clases hemos estado hablando de Hernest Hemingway. 

Ernest Hemingway nació en Oak Park, Illinois el 21 de Julio de 1899, y fue un escritor y periodista estadounidense, además de uno de los principales novelistas del siglo XX. Su estilo se caracteriza por ser sobrio y parco, con textos de frases cortas y lenguaje sencillo, aunque en sus escritos se puede observar siempre una doble historia, la que se lee y la que subyace bajo esas letras. 

 Hemingway escribió la mayor parte de su obra entre mediados de 1920 y mediados de 1950. Ganó el  Premio Pulitzer en 1953 por la novela “el viejo y el mar” y al año siguiente el premio Nobel de literatura por su obra completa. Publicó siete novelas, seis recopilaciones de cuentos y dos ensayos. Póstumamente se publicaron tres novelas, cuatro libros de cuentos y tres ensayos. Muchos de estos son considerados clásicos de la literatura de Estados Unidos y por ende de la literatura universal.

Os dejo mi versión de uno de los cuentos de Hemingway “Los asesinos”, una vez corregido en la clase. Espero que os guste. Se aceptan críticas constructivas. 

Los asesinos. 


El servicio de comidas estaba llegando a su fin en el Saint James, y solo los dos forasteros llegados a última hora permanecían en el local. 

A John esos dos hombres le habían dado mala espina desde que entraron y se sentaron cada uno en una mesa distinta en extremos opuestos del local. 

-Chico –dijo uno de ellos- ven aquí por favor. 

-Dígame señor –contestó John solícito- ¿le ha gustado la comida; desea algo más?

-Llámame Mike –replicó-. Siéntate un rato conmigo. 

-Me encantaría Mike –se disculpó John-, pero tengo mucho trabajo aun. 

-Mírame chico –ordenó Mike abriéndose la chaqueta para que John pudiese ver el arma-. Insisto. 

A John no le quedó otra opción que tomar asiento frente a Mike. 

-Así me gusta chico –dijo Mike cerrando su chaqueta- no te busques problemas y no los tendrás. Por cierto, mi compañero, el del fondo, se llama Paul. 

Paul saludó con la mano a John, que pudo apreciar el bulto que dejaba su arma dentro del ajustado abrigo. Los dos forasteros vestían prácticamente igual, con sendos abrigos oscuros y ajustados y sombreros bien ceñidos. 

-Te diré lo que va a pasar –comentó Mike-. Vas a decirle al cocinero que se vaya a su casa y vamos a esperar tranquilamente a que llegue el señor Tomic. 

-¿Mika? –Preguntó John-. ¿Qué pasa con él?

-Le ha llegado su hora chico.

-¿Pero? ¿Por qué? –insistió John.

-La gente muere chico, no le des más vueltas. La muerte no es más que una sombra que está siempre a tu lado desde que naces; pero un buen día esa compañera decide mirarte a los ojos y llevarte consigo para siempre. Despide al cocinero chico. 

John dio la tarde libre a Edward, su cocinero, y permaneció sentado ante la inquisitiva mirada de los dos forasteros. Quince minutos después entró en el local Mika Tomic, puntual a su cita diaria con el estofado del Saint James. 

Antes de que el croata hubiese podido llegar a la barra, Paul se levantó de la mesa pistola en mano y disparó dos balazos en la cabeza de Mika, que cayó de bruces al suelo.

En su sobresalto John no se percató de Mike, que le apuntaba con su pistola. 

-¿La ves chico? –Sentenció Mike con el dedo en el gatillo-. Te está mirando. Salúdala de mi parte.
 

6 comentarios:

  1. Hola, Alfonso.

    El cuento está fantástico, osea tu versión del cuento de E. Hemingway, que no conocía.
    Parece un relato de esos del oeste donde la vida carecía de valor y aunque el cuento es muy bueno, el tema me produce tristeza.
    Voy a destacar un párrafo que, a mi juicio, es precioso y un micro en sí mismo:
    "La gente muere chico, no le des más vueltas. La muerte no es más que una sombra que está siempre a tu lado desde que naces; pero un buen día esa compañera decide mirarte a los ojos y llevarte consigo para siempre"...

    En tan pocas palabras resumes el sentido de la vida y yo te tengo que felicitar.
    ¡Olé por ti!

    Unos besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Towanda. Ese párrafo en mi idea inicial era algo mas largo y quizá a mi juicio adornado, pero la profesora me comentó que en dialogos de frases escuetas como este o los de Hemingway, un párrafo mas largo que los otros suele quedar fuera de lugar y chirria un poco.

    Habrá que hacerle caso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Alfonso. Lamentablemente intento leer mucho pero leo mal, así que tengo que ruborizarme al confesarte que aún (ahí va mi descargo) no he leído nada de Hemingway.
    Respecto a tu historia... me parece que tiene mucha fuerza y que está muy lograda. Los diálogos son difíciles, pero a mi juicio creo que has conseguido darle un fondo psicológico a tu personaje (es decir, no has caído en un personaje plano). Se puede llegar a intuir la singularidad de tu protagonista. La situación en sí, me recuerda a western, y me quedo y me ha gustado mucho con el guiño entre líneas del "mira allí delante que verás a mi amigo, no vengo solo". El final en la línea de la situación que has creado y de los personajes que la pueblan.
    No sé si como crítica constructiva te sirve. Si me obligo a sacar algo negativo, a mí los nombres me ha confundido en algún momento (igual porque no estoy familiarizado con ellos y me resultan extraños). Como ves, una tontería sin importancia. Te prometo que he ido a sacarte alguna falta para ayudarte, pero no he podido. Me parece bueno y me gusta. Y admito que el texto tiene personalidad, por lo que intuyo que estás aprovechando y bien las clases.
    Cuando acabes el curso y aprovechando la confianza, me gustaría que me comentases, si quieres y puedes, si crees que los cursos de este tipo ayudan. Siempre ando pensando en empezar algo así (de curso) pero tengo muchas dudas.
    Alfonso, enhorabuena por partida doble. Por querer mejorar y por lo bien que escribes. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu pormenorizado análisis Juan Antonio. Yo también he de reconocer que no habia leido a los clasicos, pero con este curso que estoy haciendo estoy empezando a conocer sus estilos, y creo que eso es algo que todo el que quiere escribir y hacerlo bien deberia hacer (al menos es lo que nos sugieren los profesores).

      En cuanto al texto, es una versión un tanto cambiada del clásico de Hemingway, el cual recomiendo. Tienes razón en cuanto a los nombres, quizá aportan poco al argumento, aunque si que es cierto que al ser una versión del cuento me he ceñido a dar unos nombres parecidos aunque no iguales a los que tenía el clásico.

      En cuanto al curso, llevo apenas tres clases pero me está gustando. Es presencial, lo cual recomiendo, ya que mi experiencia con los cursos on line no es demasiado buena. En este curso aparte de conocer los estilos de autores consagrados, cada alumno escribe un texto que luego es leido en clase y corregido. No solo la prefesora te corrige y te da consejos, sino el resto de alumnos; por lo que el resultado de momento esta siendo bastante satisfactorio.

      Por darte algunos apuntes, en este curso se está insistiendo mucho en no incluir repeticiones en los textos (hay que leerlos varias veces para detectarlas), Si en el texto predominan los dialogos, la voz narrativa no debe extenderse mucho. Tambien se insiste en que leamos en voz alta los textos para detectar frases o palabras que no suenen correctamente con el conjunto del relato.

      Seguramente ya conozcas estos apuntes, pero bueno.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Qué envidia sana me da que podáis ir a cursos de escritura creativa. En Mallorca no conozco este tipo de cursos y la verdad, que salvo algún taller online, los cursos largos son bastante caros. Ahora hablando de tu cuento he de confesarte que me ha gustado, e incluso me ha sorprendido la última muerte y cómo acaba con ese obligado saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso Lorenzo han coincidido tres variables importantes, el precio (inmejorable), el horario (compatible con mi jornada laboral) y el lugar (a diez minutos paseando)

      Hace tiempo también hice un curso "on line" y debo reconocer que no es lo mismo, por lo que uno presencial es mas que recomendable en nuestro caso.

      Un saludo.

      Eliminar