28 marzo 2018

Reseña de "Las ciudades invisibles", de Ítalo Calvino.

En la entrada de hoy quiero hablaros sobre el último libro que ha pasado por mis manos: “Las ciudades invisibles” de Ítalo Calvino.



1.- Ficha bibliográfica.

Las ciudades invisibles es la décima novela publicada por el escritor cubano Ítalo Giovanni  Calvino Mameli, nacido en Santiago de las Vegas, La Habana, en 1923, y fallecido en Siena, Italia (donde vivió gran parte de su vida)

2.- Presentación.

Más que una novela al uso, con una trama estructurada, Las Ciudades Invisibles es una serie de descripciones que Marco Polo le iba haciendo a Kublai Jan, emperador de los tártaros, sobre las ciudades que iba conociendo en sus viajes.

3.- Información del autor.

Ítalo Calvino nació en Cuba, en concreto en Santiago de las Vegas, en 1923.

De padres italianos, desarrollo allí la mayor parte de su vida y obra, publicando en 1947 su primera novela: “El camino de los nidos de arañas”, al que siguieron un volumen de cuentos, ambos dentro del neorrealismo italiano.

Además de este género, Calvino se manejó con soltura en la narrativa fantástica, la poesía, ciencia ficción, ciencias naturales y sociología, estas ultimas dentro de su llamada “época combinatoria”.

Después de su muerte, en 1985, debido a un ictus cerebral que no pudo superar, se publicaron varios libros, entre los que destacan “bajo el sol del jaguar”, “el camino a San Giovanni” y “antes de decir listo”.

Su prolífica obra asciende, entre libros, poesía, poemas, ensayos y artículos en revistas, a más de cuarenta trabajos.

4.- Argumento.

La edición objeto de esta reseña incluye un prologo de Daniel Mújica y una nota previa del autor, explicando a los lectores como gestó su obra.

El libro incluye una serie de descripciones que Marco Polo hace al emperador de los tártaros, Kublai Jan, sobre las ciudades que ha ido visitando a lo largo de su viajes, con la particularidad de que todas tienen nombre de mujer.

Las descripciones de estas ciudades se agrupan en temáticas como la memoria, el deseo, los signos, los trueques, los ojos, la sutilidad, etc.

Mientras el resto de emisarios del emperador le traen información sobre las riquezas de los reinos y ciudades visitados, Marco Polo despierta su curiosidad con relatos de ciudades lejanas, desconocidas, invisibles, con un encanto singular. Como Fedora, la ciudad que alberga una esfera de cristal en cada habitación; o Armilla, la ciudad que solo conserva las instalaciones de abastecimiento de agua. Valdrada, en cambio, conserva en si misma dos ciudades, la de verdad y su reflejo. Esmeraldina es una ciudad acuática, y Fílides, la ciudad de las prendas.

Adelma es una ciudad recubierta de una costra formada por vidas quemadas. En cambio, Argía es una ciudad que vive bajo tierra.

Perinzia es la ciudad de los monstruos, y Berenice, la de los justos.

El gran emperador llega a temer que las ciudades descritas solo existan en la mente del viajero, pero aun así entra en su juego imaginando ciudades y preguntando a Marco Polo si son verdaderas o solo viven en su ensoñación.

5.- Personajes.

Dado que esta no es una novela al uso, el autor no nos ofrece una descripción detallada de los dos personajes que intervienen en el libro, Marco Polo y Kublai Jan, probablemente porque en realidad no son los personajes principales. La verdadera descripción y el detalle quedan reservados para todas las ciudades que se describen en el libro por parte de Marco Polo, y en menor medida, por el emperador.

6.- A quien va dirigido el libro.

Pese a que no es una novela al uso, sino un compendio de descripciones que incluso podrían leerse siguiendo distintos procedimientos, creo que es un libro indicado para todos los interesados en los clásicos de la literatura universal, y un buen inicio para quien quiera conocer la obra de Calvino.  

7.- Opinión personal.

Considero este libro como un derroche de imaginación del autor que no hay que pasar por alto y disfrutar con detenimiento. Además, la estructura del libro, en pequeñas dosis en forma de descripciones de ciudades, está pensada para ello.

Llegado el momento, la empatía con el emperador es total, y el lector llega a sospechar que las ciudades solo existen en la imaginación de Marco Polo, directamente insertadas por el autor, pero eso no le resta interés alguno al libro, que transporta al lector a numerosas ciudades tan bellas como imposibles, planteando de manera instantánea la comparación y en cierto modo, la envidia o la nostalgia.   

8.- Me quedo con la frase…


Las ciudades, como los sueños, están construidas de deseos y temores. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario