06 diciembre 2016

Micro relato para REC. Resaca cubista.

De un certero bocado, le arrebató el pincel y huyó saltando por la ventana. El permaneció unos instantes sin inmutarse, y después se recostó en su silla y le dio un trago a la botella mientras observaba el hueco por donde había huido. Se fijó en la exactitud milimétrica de sus proporciones, en la linealidad imperecedera, y en los paralelismos inquebrantables únicamente interrumpidos por la rítmica simpleza de las esquinas. Le dio un nuevo trago a la botella, buscó otro pincel, y mirando de nuevo al lienzo, pensó: ¿Por qué no?


1 comentario:

  1. Cierto... ¿Por qué no? Todo cabe en el arte y quizás lo hizo para darle pistas.

    Saludos.

    ResponderEliminar