22 noviembre 2016

Micro relato para REC. Vidas olvidadas.

No era el mar, pero se le parecía tanto como ese amor que resultó ser solo cariño y se evaporó en un suspiro.

Tampoco eran sus hijos, ni su hermana, ni si quiera aquel amigo de la infancia; aunque hubiese jurado que en esas miradas había algo de sí mismo.


Aquella no parecía ser su vida, y cada vez le costaba más hallar su rastro.  


2 comentarios:

  1. No sé si es tu idea pero a mí me ha llevado a pensar en alguien a quien el Alzheimer le está robando su vida. Cuando todo lo conocido se va desdibujando ¿Dónde refugiarse? Me ha conmovido mucho tu relato Alfonso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo tb he visto por ahí los tiros abrazos

    ResponderEliminar