09 noviembre 2015

Micro relato para REC. Vidas desahuciadas.

Salen sigilosamente de las habitaciones de sus hijos sin cerrar del todo las puertas, y se evitan durante unos segundos. Él entra en la cocina, mientras ella, en el salón, lee de nuevo la maldita carta, para después romperla en pedazos.


En la habitación, se abrazan por última vez. Ella nota el olor a gas, y lo abraza aun más fuerte, dejándose llevar, mientras recuerda la última frase del cuento que leyera a sus hijos: “y vivieron felices hasta el fin de sus días” 


8 comentarios:

  1. Una forma terrible de acabar con las vidas por culpa de una decisión judicial. Ni la casa, ni el mayor problema del mundo merecen un final tan espantoso.
    Un micro con mucho de sociedad cruel e ingredientes poco recomendables en sociedades desarrolladas.
    Un abrazo!! y suerte para la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura. Me quedó un tanto cruda la historia, cierto, tan cruda como es a veces la misma realidad.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Tremendo. Me ha gustado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa.

      Paso por tu casa a leerte.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Ay, Alfonso que micro más duro...pero por desgracia un fiel reflejo de la sociedad.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Izaskun, me salió esta semana una historia un tanto dura, aunque mas común de lo que parece, desgraciadamente.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Todo un punto y final. También a mí me ha gustado.
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti Juancho. También te debo visita.

      Un saludo.

      Eliminar