10 octubre 2015

Micro relato para REC. La guarida de la amantis.

El puñetero ojo de la cerradura no pierde detalle de un rito ceremonioso que se repite una y otra vez en el espejo del techo, y cuyas brasas aun ardientes se recuestan en la cama ávida de deseos carnales.


Poco después, el sexto peldaño de la escalera se hundirá de nuevo, y en la caída, el suelo del rellano cederá voluntariamente, mostrando los clavos afilados donde yacen las almas de esos infelices que un día creyeron estar enamorados de ella.   


5 comentarios:

  1. era un inicio muy puñetero. Ha quedado un micro bastante bien

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. era un inicio muy puñetero. Ha quedado un micro bastante bien

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Menudo giro le has dado al puñetero ojo de la cerradura. Me ha gustado mucho Alfonso.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta tu micro Alfonso. Creo que goza de una salud literaria y también semi-poética. Bravo por tu imaginación en el puñetero ojo de la cerradura!! Beso.

    ResponderEliminar
  5. Muy original y trabajado, Alfonso. Enhorabuena.
    Un besote

    ResponderEliminar