08 diciembre 2014

Tres micro relatos para REC.

Acción, reacción. 



Había escrito cien veces: te quiero, pero a la vista de su indiferencia, decidió pasar página. 



Escritura por definir. 



Había escrito cien veces: te quiero. Veinticinco en negrita para Vanesa; su amiga de piel canela y ojos color miel. Veinticinco en cursiva, para esa preciosidad oriental de nombre impronunciable que  llegó de intercambio para sentarse a su lado. Y cincuenta en rojo y subrayado para Lidia, su favorita, tan pelirroja como ordenada, que le pasaba los apuntes de física. 

Pero al ver entrar en clase al chico nuevo con su sonrisa de anuncio, decidió, hecho un lio, que iba a necesitar más colores. 

Relato de un adiós. 







Había escrito cien veces: te quiero al final de ese capítulo en el que llegaste a mí. 

Te escondías tras una coma, envuelta entre metáforas, y apenas te bastaron unas líneas para sacudir mi anodina trama, viviendo desde entonces, entre epítetos y alegorías, nuestros momentos de prosa mas poética. 

Pero un día, al volver la hoja, no alcanzaba a sentirte, y mis letras se perdían entre líneas o, sencillamente, se negaban a aparecer. 

Tras tu marcha, resignado en mi página en blanco, recurrí a letras suicidas en busca de un punto y final. Porque el relato de mi vida, sin ti, no tiene historia. 





14 comentarios:

  1. Hola Alfonso, pues me gustan los tres, aunque quizá me quedara con el tercero, el segundo me ha provocado una sonrisa. A ver si esta semana el comentario que te hago se queda en el blog, porque a veces me parece que se los traga. Y escribirlos cien veces....;) Seguiremos intentándolo, Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva. Parece que los amigos de blogger están perezosos últimamente;a mi me pasó ayer con el comentario que hice en el blog de Miguel; lo tuve que teclear dos veces para que lo admitiese.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Prolífica semana maestro, me gustan los tres pero prefiero el segundo es más cuento, más micro para mí y una buena historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como suele decirse Maestro, para gustos los colores....

      Saludos

      Eliminar
  3. Coincido con el Maestro Montesinos, el segundo me llega más.
    Buenos intentos, Alfonso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa.

      Paso a visitarte.

      Saludos.

      Eliminar
  4. A mí también me gusta especialmente el segundo.¡Menudo lío mental al que se enfrenta el protagonista! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Luisa. En el segundo micro el prota está en una etapa de definición que le está costando sobrellevar.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Con lo socorridos que eran aquellos antiguos bolígrafos de 12 colores, je je. Y verás cuando descubra las fosforescencias.

    Cada uno tiene su aquel, pero creo que me quedo con el segundo, aunque el primero es tentador, como bocanada.

    Abrazo Alfonso.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Alfonso.

    Leyendo cosas tan interesantes, me da hasta un poco de apuro publicar el mío...
    Me gusta, el que más, el segundo, pero todos son estupendos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bárbaro Alfonso. Esta semana me cuesta decidirme porque me gustan los tres, pero creo que el segundo está más logrado. El primero me parece ocurrente y el último me encanta porque veo ahí reflejada mi relación co las musas (interpretación libre jajaja).
    Besicos y Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Esta semana has volado alto. El segundo es una joya. Lo veo merecedor de premio. Si en Rec no ha tenido suerte échalo a volar, hazme caso. El tercero se nota trabajado y además es original. Alfonso, como siempre un placer leerte :)

    ResponderEliminar
  9. Hola, Alfonso!
    Me gusta mucho el segundo por la temática pero literariamente el tercero me parece de un influjo poético fenomenal. Así que me quedo con el tercero y te doy la enhorabuena por los tres :)

    ResponderEliminar
  10. Había escrito tres veces: había escrito cien veces, y las tres (veces) tenía un enfoque original. Sincopado, subyugante o poético. No elegiré entre papá y mamá.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar