30 diciembre 2013

Micro. La leyenda es cierta.

La mujer que iba en el coche a mi lado no se movió ni pronunció palabra alguna hasta aquel instante.

Después todo fue muy rápido. Su mano helada atravesó mi pecho y envolvió mi corazón con el dolor más atroz que haya sufrido nunca mientras el coche se salía de la carretera con incontables vueltas de campana.


Ya en el suelo, agonizante, pude ver a cientos como yo junto a sus destrozados coches. Ella, tras contemplarme durante un instante, se alejó repitiendo incansablemente que lo sentía y que no podía evitarlo, hasta situarse de nuevo en la misma curva donde la recogí. 

14 comentarios:

  1. Sr Carabias terminamos el año con historias de miedo y espíritus. Te deseo lo mejor a ti a los tuyos y a todos tus personajes.
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Maestro, parece que nos ha dado por terminar el año un poco siniestros. El que viene ya veremos.

      Un saludo y feliz año.

      Eliminar
  2. Lo siento, lo siento... Menuda compañera de viaje!!
    Un relato macabro, sí señor. Como para coger el coche mañana en Noche Vieja...

    Un abrazo grande (trataré de olvidar tu micro, jeje).
    FELIZ AÑO NUEVOOOO, Alfonso.

    Amparo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, olvidaló Amparo. Al finy al cabo ya nació despojo.

      Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me encanta lo de "su mano helada atravesó mi pecho" Alfonso ufff guayyy me gusta.
    Pues nada si es cierto, habrá que tener cuidadín, cuidadín jeje!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo hay una cosa peor que una mano fria, Pulga, unos pies helados :-)

      Un saludo y feliz año.

      Eliminar
  4. Hola, Alfonso.
    Mañana no cogeré el coche, ni pasado, ni al otro.

    A mí me ha gustado ese aire siniestro. Sí, señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Towanda y bienvenida por estos lares.

      Vuelve cuando quieras. Estas en tu casa.

      Eliminar
  5. Hola Alfonso. Una lástima que entre fuera de plazo, aunque no te creas, me da que con ese tema son algo laxos. Igual hasta entra a concurso.Ojalá. :)
    Me has transportado muchos muchos muchos años atrás. (te habla un generación-X). Había por entonces 2 canales, y en uno de ellos un tal Chicho Ibáñez Serrador deleitaba los viernes con magníficas "historias para no dormir". Mucha suerte para el 2014 :)

    ResponderEliminar
  6. Pues fíjate Juan Antonio, lo tenia escrito desde antes de la final mensual que ganase nuestra amiga Laura, pero lo fui dejando como buen español hasta el final y acabó en despojo.

    Lo de Chicho a mi me cogió quizá joven, pero alguna repetición si he podido ver, y esas historias daban miedo de veras.

    Nos leemos en 2014. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No nos importa que una joven atractiva monte en el coche, pero luego nos arrepentimos... La moraleja de la desconfianza me tienta menos que la de la tentación. Prefiero derrapar en la curva a no conocer el vértigo.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser Juan, pero en este caso seria como jugar a la ruleta rusa, en algún momento puede salir mal.

      Un saludo y feliz año.

      Eliminar
  8. Por eso yo solo conduzco en tramos rectos.
    Salud-os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues viviendo donde vivimos Armando, no se yo si eso es del todo cierto :-)

      Un abrazo.

      Eliminar