07 agosto 2013

Micro. Pedaleando en el olvido.



En el tercer intento Pablo se tambalea ligeramente al compás de sus dudas; aunque después de apenas tres pedaladas mira al frente y poco a poco consigue avanzar por sí mismo.

Su hijo enjuga una lágrima en su mejilla antes de que su padre de la vuelta al final de la calle, esbozando una sonrisa al verle regresar sobre la bicicleta que tantas veces usó. 

Dicen que montar en bici no se olvida nunca; el resto de recuerdos, que el maldito alzhéimer le niega, serán más difíciles de rescatar.

8 comentarios:

  1. Pedalear frente a ese desafío del olvido (ese puerto imposible de subir con éxito) puede ser la única respuesta. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo Armando que en esos casos cualquier mínima esperanza a la que agarrarse es buena.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. La bici y las canciones de la infancia son recuerdos irreversibles..., bueno, hasta que ya no lo son. Muy bonito, Alfonso.
    Juan M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todo el mundo tiene buenos recuerdos con bicicletas; mas o menos divertidos pero dignos de ser recordados al fin y al cabo.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Juan Antonio21/8/13 03:10

    Hola Alfonso. Me ha gustado especialmente este micro. Tengo una amiga cuya madre padece ese problema y en los ReC he intentado abordar alguna vez esta idea del alzheimer y poder dedicárselo. No lo conseguí, obviamente. No encontraba la manera ni la historia. Me quito el sombrero con tu relato. En serio. Sencillo, directo y profundo. Venir aquí, a tu blog, me sirve para seguir aprendiendo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu visita Juan Antonio. La verdad es que la idea inicial era darle un giro a esa imagen del padre enseñando a montar en bici al hijo, y lo del alzheimer fue una licencia que la verdad me vino bien en este caso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alfonso, un relato muy lleno de valores, de esperanza y optimismo frente a una enfermedad que, por desgracia, está minando a nuestros mayores, y a veces no tan mayores.
    Me gustó tu letra clara, limpia y el cariño con qué está narrado.

    Mucha suerte.
    Te invito a visitar mi blog, y también estoy participando en concurso ENTC.
    http://estanochetecuento.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  6. Gracias Rosa por tu visita y por el comentario. Me alegra que te haya gustado el relato.

    En cuanto tenga un rato paso a leerte en tu blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar