16 julio 2013

Micro. Dudas deontológicas.

Despues de unas merecidas vacaciones volvemos a conectarnos a la red con otra propuesta para el concurso de relatos del blog "Esta noche te cuento"

Si quereis leer el relato en el blog podeis hacerlo y comentarlo en el siguiente enlace: 

http://estanochetecuento.blogspot.com.es/2013/07/jul96-dudas-deontologicas-de-alfonso.html

Dudas deontológicas.



- ¿Sabe Doctor? Me gustaría dejarlo; de verdad, olvidarme de todo y dedicarme a otra labor que consiguiera llenar el vacío que en muchas ocasiones me deja este trabajo. 

- Hablemos de ello; ¿Saben en su empresa como mejorar las condiciones de su puesto aplicando los principios de la ergonomía?

- Mucho me temo que solo están interesados en la producción.

- Entiendo. Dígame en que trabaja para poder tener un punto de vista más próximo. 

- Está bien Doctor; aunque esta es la parte que mas me desagrada iré al grano. Mi labor consiste en llevarme las almas de este mundo; lo llevo haciendo desde que los hombres existen y salvo en contadas ocasiones, le puedo asegurar que el mío no es un trabajo que levante demasiadas alegrías entre ustedes. 

- Tengo que confesarle que no es usted el tipo de paciente que recibo habitualmente, pero aún así trataré de ayudarle. 

- Lo entiendo y se lo agradezco Doctor; pero también debo reconocerle antes de que siga con su dictamen que hoy no he venido a verle solo por terapia. 

- Comprendo. Verá; después de escucharle mi obligación sería seguir aplicando mi código deontológico, pero entre usted y yo, y si me lo permite, preferiría no hacerlo. 

10 comentarios:

  1. Hola Alfonso. He posteado antes pero creo que algo no ha ido bien... por si acaso... te decía que me has recordado a mis mejores tiempos de leer a Pratchett. Que me gustó y que me quedo con la frase de (...)no he venido solo por terapia. Muy bueno. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Toni. Esa frase que comentas es importante en el relato ya que es la que abre un poco el final, tanto del relato como del Doctor.

      Vuelve cuando quieras, estas en tu cada.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Aprovechar la consulta para rematar un encargo es decididamente perverso y eficaz. Y luego se queja de que su empresa solo busca productividad. Es un personaje el del paciente muy agudo.
    Un saludo
    Juan M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Juan M.

      Seguramente tengas razón y la visita sea un tanto perversa, pero pensandolo friamente esa visita seguramente casi nunca será bien recibida.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Si te apetece compartir tus relatos echa una ojeada a esto
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota marga.

      Me paso a veros. Un saludo.

      Eliminar
  4. Majo, el paciente... Lástima que no haya tiempo para atenderlo, vamos a derivarle a la sanidad pública, que ésa ya está moribunda.
    Salud-i-tos

    ResponderEliminar
  5. Cierto Armando, la verdad es que este paciente no lo haria mal allí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja-... pues mira me he reído mucho. Porque me imaginaba la escena, la seriedad del doctor y la cara de póker que hubo de poner al saber que el paciente recolectaba almas y no estaba sólo por terapia... jó, me ha gustado Alfonso.

    ¡¡A la sanidad pública!! como han dicho por aquí, que total para lo que va a durar.... aiiiinnnssss.... Un besote Alfonso!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado el relato Laura.

      Me imagino que el sufrido Doctor también estaría deseando derivar al paciente a la sanidad publica, con tal de quitárselo de encima.

      Un abrazo.

      Eliminar