27 junio 2013

Micro. Las leyendas del anciano raposo.



- Somos dos tíos fuertes, ¿a que si?

- Pues claro, podríamos con esto y más.

- Exactamente, el plan seria este; saltaremos cada uno por un flanco, yo le daré una patada en la espinilla al anciano raposo mientras tú le haces la llave esa que te enseñó tu primo. Cuando este fuera de combate recuperamos el balón.

- ¿Y los prisioneros?

- ¿Cómo?

- Pedrito el de 5º C dice que tiene a varios presos comiendo espinacas en el sótano.

- Bueno, ya improvisaremos.

- Chicos; ya he comprado el balón, ¿tenéis el barro?

- Si.

- Bien, volvamos entonces, y eso sí, dejad que hable yo que a vosotros os pierde la imaginación.

4 comentarios:

  1. A ver cuando me das un cursillo de cómo montar un micro sólo con diálogos, eso es maestría. A mí me resulta imposible.
    Salud-os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un aficionado como yo poco le puede enseñar a un maestro, Armando, pero te diré que me suelo imaginar la conversación y luego la plasmo en papel para ver que tal queda leyéndola, aunque con eso no se si te ayudo mucho.

      A mi me resulta mas facil realizar relatos con solo conversaciones que con intercalares narrados; en fin, es cuestion de seguir practicando.

      Un saludo Armando,

      Eliminar
  2. ¿Teatro o narrativa? Es una prosa directa e imaginativa que, sin dar pistas de espacio, construye un decorado. Muy original. Felicidades.
    Juan M.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Juan M. por tu comentario y por la visita. Vuelve cuando quieras, estas en tu casa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar