09 mayo 2013

Micro. Reivindicaciones de un niño que no lo es tanto.



- Esa noche la tropa cenó compota, y a la mañana siguiente partieron a la guerra contra la alianza de orcos y liliputienses, azuzados por las malas artes del mago de Oz.

- Jo papá, tus cuentos cada día son más raros.

- Lo siento cariño, pero tú también reconoce que con dieciséis añitos deberías dormirte sola.

- Si hubieras hecho caso a mamá y hubieses dejado que la mujer de la tele nos ayudase seguro que todo iba mejor.

- Esa mujer es un demonio. Alguien tenía que decírselo en nombre de todos los niños. 

- Mama dice que deberías pedirle perdón.

- Jamás; además no creo que el juez me dejara.  

6 comentarios:

  1. Así te va, tío. No te has enterado aún de qué va esto...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y lo que le queda Armando...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que el juez se hace cargo de la situación, jajajaja, qué bueno.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Ana, en este caso el juez puso algo de cordura en el cuento, aunque no toda la que hubiese querido.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Que bueno, jaja y la señora de la tele creo q se quien puede ser...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que lo sabes Cris; esa misma.

      Un beso.

      Eliminar