27 mayo 2013

Contrastes



El que dijo que España es un país de contrastes se refería principalmente a su clima, su geografía y su folclore, aunque a día de hoy bien podría incluir en ese saco a la sociedad y la economía. 

Porque el mismo país sacudido por una sangría de más de cinco millones de parados, tiene el “privilegio” de tener los auto denominados mejores equipos del mundo enfrascados en pujas millonarias por jugadores de fútbol pagando entre 50 y 60 millones por un chaval brasileño de 21 años (http://www.eldiariomontanes.es/rc/20130526/deportes/mas-futbol/neymar-confirma-fichaje-barcelona-201305260745.html) y en plena crisis en 2009 por otro jugador portugués en el que a día de hoy fue el mayor fichaje jamás pagado (http://www.mercafutbol.com/el-real-madrid-ficha-cristiano-ronaldo-66749/)

Ese país es el mismo que manteniendo y pagando el mayor número de políticos y cargos públicos en proporción de Europa, diez mil de ellos aforados; que han demostrado su incompetencia metiéndonos y manteniéndonos en crisis, limita los fondos y obliga a emigrar a científicos, ingenieros y jóvenes con talento que bien podrían ser la base de la recuperación económica del país y de su progreso. 


También es este un país que con unas condiciones privilegiadas para el impulso de las nuevas tecnologías, mantiene parado y ahogado su impulso dejándose aventajar por países con menos condiciones para ello.


Y por supuesto el país con mayor casos de corrupción en la clase política y en la banca, que juntos no dudan en desahuciar a la gente que hasta su último esfuerzo han tratado de cumplir dignamente con sus obligaciones. 

Efectivamente España es un país de contrastes, pero estos últimos no es que sean precisamente para presumir.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario