02 abril 2013

Manual de ciudadanía. Consejos para evitar un escrache.



A nadie nos gusta que nos critiquen en público, y menos aun que lo hagan frente a nuestro domicilio y ante nuestros allegados; no debe ser una experiencia agradable ni mucho menos edificante. 

No obstante, viendo como está el país y que a los ciudadanos, tal y como está montando actualmente esto que llaman democracia, solo nos queda el recurso del pataleo creo que esto de los escraches se va a empezar a ver con más frecuencia de la que nuestros políticos pudieran desear.

Por ello, y con un ánimo evidente de que sirva para algo si algún político despistado acaba leyendo el blog, dentro de esta sección, pasamos a dar unos breves pero a mi juicio acertados consejos para evitar un escrache. 

1.- Si eres un político corrupto o estás en vías de serlo; abandona la idea y el cargo que ocupes. Durante mucho tiempo este país ha sido “Jauja” pero ya empieza a no ser país para corruptos. 

2.- Algo evidente y que nos toca de cerca. Si eres un político que llega de la oposición como el mesías salvador; alcanzas el gobierno (ya sea autonómico o nacional), y el país no solo no mejora sino que se estanca y va a peor, abandona el cargo; ten en cuenta que en la empresa privada ya te habrían echado hace tiempo y que no haces más que empeorar las cosas. 


3.- Tener un suelto de alto a muy alto sin solucionar los problemas de los ciudadanos no ayuda a tu imagen. 

4.- Incumplir tus promesas electorales en generar no suele ayudar a tu estatus de político supuestamente responsable. 


5.- Los recortes, si tienes que hacerlos, deberían comenzar por ti, y no por los ciudadanos. 

6.- Considérate parte del problema y busca soluciones que no afecten al bolsillo de la ciudadanía. 

7.- Si no tienes ideas o no sabes que hacer, deja paso a otro que pueda aportar alguna. Lo sé, es un paso difícil, dejas un cargo con un buen sueldo y quizá buenos incentivos en forma de sobres, pero recuerda, intentamos evitar tu escarnio público. 

8.- Las fotografías con delincuentes y narcotraficantes no suelen ser bien recibidas en la opinión pública; si puedes, evita fotografiarte con ellos, es más, si puedes dejar de relacionarte con ellos aun mejor. 


Como moraleja de estos consejos podríamos decir que si eres un político corrupto y se descubre, es fácil que recibas escrache, y si eres honrado pero incompetente también tienes muchas papeletas; ¿que nos queda entonces? Pues parece que lo que tenemos actualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario