21 febrero 2013

Micro. Palabra de hermana.


Desde la habitación de su hermanita apenas se oye nada, pero la pequeña apenas descansa en un tembloroso duermevela que salpica sus ojos de lágrimas.

Ella siempre está a su lado, hace tiempo que se dio cuenta que intentar llorar era inútil, pero ya sabe como hacer que su hermanita deje de hacerlo, y acercándose a ella le susurra el trato.

Esa misma noche se llevará a Papá para siempre a cambio de que ella cuide de Mamá. 

5 comentarios:

  1. Historia cruel bajo las letras de este micro, una historia familiar en la que padres e hijas salen mal parados.

    Un abrazo y mucha suerte para la próxima semana. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que fuerte Alfonso, bien resuelto, pero es que somos muchos para lo mismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Laura, Epifisis, gracias por vuestros comentarios. Por lo que parece muchos hemos tocado el tema fantasmagorico en nuestros relatos y el jurado se ha ido por otros lares ante tanta coincidencia

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Un relato de una dureza tremenda, Alfonso. Muy bien articulado, eso sí.

    Es un concurso que presenta más dificultades de las que parece; no solo para los concursantes. ¿Cómo logran leer -bien- más de seiscientos relatos en dos días para acabar seleccionando tres?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Buena reflexión Pedro. Es cierto que trabajo tienen, y que muchas veces pequeños matices hacen a un relato pasar su filtro. Creo no obstante que esta semana el jurado ha acertado con el relato de Paloma, que me parece magnífico.

    ResponderEliminar