14 enero 2013

Micro. Punto final.



Esta es mi aportacion al concurso del mes de Enero del blog de “Esta noche te cuento”.

Podeis ver la entrada en el blog en el siguiente enlace:


Al abrir los ojos se notó molesto y desorientado, y le costó percibir de entre la amalgama de cables y tubos que lo rodeaban la figura de un joven que lo miraba expectante. 

- Pensé que este momento no llegaría nunca – dijo el joven acercándose a su cama. Quiero darte las gracias por no dejarte vencer; hace mucho tiempo que nuestros destinos están unidos y tu lucha es la mía.

- ¿Sabes? – continuó diciendo mientras caminaba hacia la puerta de la habitación y echaba el pestillo- yo también lo he pasado mal este tiempo, y la verdad, hubiera sido fácil para los dos terminar con esto, pero sé que ni tu ni yo nos lo hubiéramos perdonado nunca, y eso nos ha retroalimentado a los dos, el saber que este día llegaría. 

- Hace cuatro años el deportivo que conducías se salió de la vía y se estrelló contra el coche en el que viajaban mis padres. Ellos murieron en el acto y tú quedaste en coma. 

El joven sacó un arma de su bolsillo mientras una lágrima recorría su mejilla.

- Serán cinco balas para ti y una para mí. Lo sé, no es justo. Tampoco lo fue entonces.

5 comentarios:

  1. Un micro de dureza extrema, Alfonso; tan bien escrito que el lector no llega a sospechar el final hasta que se lo encuentra. Muy bien trazado y con un magnífico pulso narrativo.

    Apuesto por él en el concurso.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Buen micro Alfonso, de mucha dureza como ya te dijo Pedro. Es cierto que a lo largo del diálogo, no esperaba este desenlace y me ha sorprendido el giro como una lanza directa al corazón.

    Un abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  3. Laura, Pedro; gracias por vuestros comentarios. Me alegra que os haya gustado el relato.

    Ciertamente es duro y con un desenlace que intente esconder hasta el final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy duro eso de esperar cuatro años, dicen que la venganza se sirve fría, y desde luego los has bordado.

    Besicos.

    ResponderEliminar