10 enero 2013

Micro. Cruel depreciación.



- Hoy mamá va a probar con la pistola. 

- ¿Otra vez?

- Pues si; en su trabajo de cuando en cuando tiene que usarla y le gusta practicar en casa. 

- Pues a mi no me gusta que la traiga, es un desastre usándola. Recuerda lo que pasó la ultima vez, aun tengo la marca en la frente. 

- No seas quejica, ya casi no se nota y la culpa fue nuestra por pelearnos mientras practicaba. 

- Además, a ti lo que te duele realmente es que te marcara con un precio inferior al mío. 

- Mamá dijo que fue casualidad. 

- ¿Y tú te lo crees?

9 comentarios:

  1. ¡Qué bueno, Alfonso! Deberías haber oído mi carcajada. Tengo dos niños y siempre juego con ellos a que precio los vendería.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Jajaja ....¡qué bueno Alfonso!. Has salido perfectamente de las "pistolas" armamentísticas, y te has lanzado a las pistolitas de precios.

    Yo también intenté salirme del repertorio de muerte y desazón pero acabé con unos cuchillos bajo la almohada. ;)

    Un abrazo Alfonso y a seguir así de bien.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario Laura. La verdad es que imagine que los "tiros" iban a ir por ahi y decidí cambiar el argumento. En cualquier caso el nivel esta muy alto y es complicado.

    Te debo una visita a tu blog. En cuanto pueda me acerco.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. jjjaa, que bueno.
    Un beso
    Nela

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida de nuevo por estos Lares Nela. En esto de los micro relatos casi siempre me sale la vena irónica.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Un argurmento tan bien cambiado y tan inesperado como genial, y luego dices que escribo de forma ¿sublime? Anda ya.

    Besicos y gracias.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu comentario Ana. Para enlazar palabras con el sentimiento que le das tu en tu blog aun me queda mucho, pero leerte sera parte del camino.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Excelente micro. Muy divertido e inesperado

    ResponderEliminar
  9. Gracias Andrea por tu comentario y la visita.

    Vuelve cuando quieras, estas en tu casa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar