10 diciembre 2012

Cocinero antes que fraile, y actor antes que político.



Que no se me enfaden los actores que no va con ellos. Estas palabras van más bien con los políticos y sus “habilidades” ocultas. 

Hace poco escuche una entrevista con el ahora imputado alcalde de Sabadell, Manuel Bustos, donde el edil respondía a sus acusaciones con una mezcla de indignación y rabia como aquel que se sabe inocente y víctima de una campaña orquestada en su contra. 


Mi primera impresión al oír las palabras del señor Bustos es que decía la verdad y era inocente; aunque a los pocos minutos las sufridas neuronas siguieron trabajando y recordándome otros casos que a priori parecían semejantes pero a los que al final la justicia puso en su sitio. 

De ahí la mención a las habilidades ocultas de los políticos. Muchos podrían dedicarse al mundo del teatro o el cine, ya su pericia es alta a la hora de embaucar con su discurso y falsas promesas a los sufridos votantes y confundir a la opinión pública con mentiras y excusas vacías para defenderse cuando el ojo de la justicia apunta sobre ellos. Si esa misma pericia la tuviesen para dirigir al país de manera adecuada, seguramente no estaríamos en la situación actual. 

La justicia pondrá en su sitio al alcalde de Sabadell, al igual que a otros muchos, aunque sí es cierto que si al final resulta ser inocente le costara mucho recuperar el daño causado; aunque eso no será culpa de la sociedad ni de la justicia, sino del legado de sus compañeros.

2 comentarios:

  1. Creo desde hace tiempo, que representan la "divina comedia" a la perfección. Sólo en ellos el "Teatro de la Vida" se hace más y más palpable según se van descubriendo los telones tras los que han vivido.

    Como publico de este gran teatro ¡estoy harta! y me da igual el signo que representen ¡harta!.

    Besos Alfonso, no sé si es culpa de la herencia de sus compañeros o de la herencia genética, ni idea.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Laura. Mi opinion sobre el mismo es que es un poco de todo, parte de la herencia de sus compañeros mas proximos temporalmente hablando; ya que no creo que los que refundaron la democracia en la transicion pensaran mas en enriquecerse que en servir a los ciudadanos; y ademas creo que tambien lo llevan en los genes, porque hay que tener muy pocos escrupulos para hacer lo que han hecho.

    Un saludo.

    ResponderEliminar