20 noviembre 2012

Manual de ciudadania. Sobre el derecho a la huelga.

Llevamos dos huelgas en la que va de año, nueve desde que se inicio la democracia, con escasos resultados en su mayoría; confiemos en que esta ultima rompa esa tendencia. 
 
El derecho a la huelga es un instrumento mas de la sociedad para contrarrestar una mala gestión o actuación de nuestros dirigentes, y desde luego este gobierno se merece esta y todas las que puedan llegar, dada su pésima gestión y peor sensibilidad con la sociedad. 
 
Dicho esto cabe decir que el concepto que tenemos en este país sobre el derecho a la huelga esta un tanto distorsionado, sobre todo cuando hablamos de una huelga general.

El derecho a la huelga es eso, un derecho; algo que deberían tener muy claro las empresas que coaccionan o chantajean a los trabajadores que quieren ejercer ese derecho cada vez que hay una convocatoria. El seguimiento de una huelga, ya sea general o no, tiene unas consecuencias económicas que el trabajador tiene que tener claras, pero que deben quedarse ahí, en un mero descuento en la nomina de ese día. 
 
Quedando este concepto claro, también hay que resaltar que el derecho a la huelga no es una obligación para nadie, y eso lo deberían tener asimilado los sindicatos y convocantes de la huelga, dedicándose unicamente a explicar a los trabajadores los motivos por los que a su juicio se debe seguir la convocatoria, pero dejando al criterio final del trabajador el seguimiento o no de la huelga. 
 
Esas deberían ser las premisas que rigen el concepto del derecho a la huelga, pero la realidad es totalmente distinta, ya que las coacciones por un lado de las empresas para que los trabajadores no ejerzan ese derecho, como las de los sindicatos obligando en muchos casos a la fuerza a seguirla, hacen que en este país el concepto este totalmente desvirtuado. 
 
Por si fuera poco, a la hora de contabilizar el seguimiento de las huelgas existe una eterna variación de cifras que los gobiernos y convocantes tienen totalmente interiorizadas, dado que no les interesa en la mayoría de los casos dar la cifra real del seguimiento de la huelga. 
 
Una huelga general nunca da una buena imagen del pais que la convoca, pero la imagen que se da con el tratamiento actual de las huelgas en España da una imagen al exterior aun peor de la que realmente podriamos ofrecer. 
 

4 comentarios:

  1. El derecho a huelga es igual que el derecho al trabajo y cada uno debe actuar según su conciencia, sus ideas y sus necesidades. En el trabajo de mi hija "trabaja en una caja de ahorros" entraron 40 piquetes y se sentaron en el suelo diciéndoles a los empleados que ese dinero está manchado con sangre. Ya me diras que culpa tiene ella y sus compañeros, tuviero nque cerrar a la 12 de la mañana.

    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Ana.

      En parte mi reflexion iba en ese sentido; la misma libertad tienen que tener los que deciden hacer huelga que los que deciden trabajar. Es como el derecho al voto; cuando vas a votar nadie te coacciona ni te obliga a votar a unos ni a otros.

      Dicho esto lo suyo es resaltar que este gobierno y el anterior se merecen todas las huelgas que puedan sufrir, pero tambien es verdad que los sindicatos convocantes son "parte" del problema.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Con el derecho a la huelga nace el deber de respetar la postura de cada uno con respecto a ella.

    Más allá podemos hacer un sinnumero de reflexiones al respecto. Listas enteras de pros y contras, listas enteras de culpables, responsables e irresponsables. A mí, lo que más me molesta de las huelgas es su utilización para darle la lectura que cada uno quiere, como si no pudiera hacerse una en términos absolutos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Pedro, pasa un poco como los resultados despues de unas elecciones, normalmente casi ningun partido pierde...

      Una convocatoria de huelga supone un fracaso para un gobierno, y asi deberian considerarlo, pero en mi opinion,tambien es un fracaso para los convocantes, que no han sabido llevar a buen puerto sus exigencias y queman sus naves con la ultima y peor de sus armas.

      Un saludo.

      Eliminar