03 octubre 2012

Micro. Variable inesperada.



- Con esa exactitud tan característica de la ciencia, pasado el tiempo calculado, y si lo deseas con todas tus fuerzas, ella volverá y todo será como antes. 

El quimérico algoritmo estableció una ecuación en la que mi dolor y su esperanza convivían en equilibrio hasta que la derivada del tiempo la balanceó hacia un desenlace que ella ansiaba y yo temía. 

Llegado el momento ella pareció adivinar el cruel resultado y con un resignado abrazo despejó la incógnita, justo antes  de que la variable intangible de la puerta al abrirse sacudiera nuestros corazones y cualquier cálculo preestablecido. 

6 comentarios:

  1. Demasiado cálculo, me he perdido, jeje
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Ya me imagino Sisco, he metido demasiado termino matematico para una historia triste pero mas simple de lo que parece.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Es muy bueno, Alfonso.

    No sé si querías presentarlo o si ya lo has hecho, porque de ser así, creo que el plazo es hasta el próximo domingo. Lo digo porque no sé si puedes tenerlo publicado antes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario Pedro.

    Pues la verdad es que he hecho lo mismo que con el pasado, lo he mandado primero a los de la escuela de escritores y luego Lo he colgado en el blog, no se, creo que esta bien así.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alfonso, tiene razón Pedro : si se cuelgan pierden su oriinalidad y según ellos : no son inéditos. Así que creo que debieras no hacerlo por si acaso.

    A mí me ha encantado porque has jugado con las matemáticas aplicadas a las cosas del corazón. ¡Felicidades!

    Un abrazo Alfonso.

    ResponderEliminar
  6. Vaya, pues no sabía eso. Laura, Pedro, muchas gracias por el consejo. Tomo nota para el próximo.

    Saludos.

    ResponderEliminar