01 octubre 2012

El lunes es el mejor dia para dejar el gimnasio.



Basado en hechos “ligeramente” reales.

El lunes no suele ser nunca el mejor día para dejar de fumar, ni para empezar a hacer deporte, ni para empezar la dieta Dunkan, pero si que suele ser un buen día para dejar el gimnasio, sobre todo si te dan facilidades.

En mi caso todo comienzó con la lucha que se desencadena a diario entre el yo perezoso que quiere irse directamente a casa a tomar un café con bollos sentado comodamente en el sofa y el yo responsable que sabe que hacer deporte es bueno para el cuerpo y la mente. Ese ultimo yo lleva haciendose fuerte durante los ultimos dos meses y de nuevo, no sin lucha, ganó la partida. 

Llegué a la sala de musculación con ganas de hacer algo de bici o elíptica, había que amortizar la subida de cuota que gentilmente nos había regalado el gobierno al subir al 21% el IVA, pero parece que todo el mundo con su yo responsable respectivo había pensado lo mismo y aquello parecía una pescadería donde habia que coger número para usar bicis, elípticas, pesas e incluso la máquina de los odiosos abdominales. 

Sin perder la paciencia, decido irme a la piscina, cometiendo un error que iba a pagar caro. En la piscina resulta que han comenzado las escuelas deportivas para los niños, marginando al pueblo adulto, entre el que me incluyo, a nadar unicamente por dos de las seis calles.

La verdad es que con cuatro nadadores por calle mi estilizado ritmo de braza se resiente, estando mas preocupado de no chocarme con nadie y de poner correctamente los intermitentes en los adelantamientos, pero en fin, conecto el modo “paciencia y a lo tuyo” y sigo nadando.

Después de unos veinte largos me percato de que mi toalla no está donde la deje, salgo inmediatamente del agua y le pregunto a una de las socorristas que esta sentada a 2 centimetros de ella cuando la deje. 

Despues de hablar con la socorrista debo decir que estas instalaciones tienen gente muy preparada, capaz demostrar signos de preocupación por lo que le cuentas mientras en su mente estan pensando en lo poco que le importa el tema y en lo mucho que le estas entreteniendo.  

Al final decido emprender la busqueda de la toalla en solitario, ante la mirada condescendiente de la socorrista, que exactamente duró un segundo, antes de seguir con lo que estuviera haciendo. 

Al volver de la infructuosa busqueda, la socorrista me dice que pregunte en recepción, ya que alguien podría haberla dejado allí. 

Despues de despedirme cordialmente de la socorrista me dirijo al vestuario a ducharme e intentar secarme con lo que pudiera. 

Afortunadamente tenia una toalla pequeña que es la que uso en la sala de musculación, y que por fortuna apenas habia usado. Si al final los astros se alienean siempre por una buena causa.

Una vez en recepción pregunto si alguien ha dejado una toalla azul de microfibra que me han cogido por error (mentira cochina) o robado. El valor económico es grande y el sentimental incalculable, aunque parece que la recepcionista no alcanza a apreciar ese detalle. 

La chica se mete en una habitación, sale de ella y me dice que no hay nada. Le pregunto entonces ¿que hacemos?, y me dice que intente venir mañana a ver si alguien la deja. No se,me parecio un comentario un tanto vacio, era evidente que nadie va a dejar mi toalla y que los de la policía científica no iban a venir a indagar sobre el tema dado que estan investigando el corte de luz en los focos del estadio del Rayo Vayecano, lo primero es lo primero.

Al final una cosa llevo a la otra, se me cruzo el cable y aun sintiendolo mucho por mi yo responsable pedí los papeles para darme de baja en el gimasio, bajo el regozijo de mi yo perezoso. 

Bueno, pues la moraleja de este desvario basado en hechos ligeramente reales es que con cierta ayuda se puede hacer algo de provecho un lunes.

6 comentarios:

  1. Pues igual no te lo creas pero yo ayer lunes empece a ir al gimnasio, hacia mas de medio año que no iba, y para ser mas exactos desde mayo de 2011 hasta ayer he ido 3 o 4 veces.
    Intentaré a partir de ahora ir dos veces por semana, mas no que cansa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Sisco por tu iniciativa. Yo llevaba acudiendo al gimnasio todos los dias de lunes a jueves durante los dos ultimos meses. Al entrar el otoño y el frio entra mas pereza, y ademas es que me lo han puesto facil para dejarlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Mientras existan los bares y las bibliotecas, a mi no me robarán una toalla en el gimnasio?

    Me gusta escarmentar en cabeza ajena, Alfonso, gracias por regalarme una nueva excusa para evitarlos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Pedro por tu comentario. La verdad es que de los errores se aprende y se suele sacar provecho, pero lo de "escarmentar en cabeza ajena" no lo había escuchado nunca.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Yo una vez fui al gimnasio hace años. Instalaciones nuevas, baratito porque era municipal y cerca de casa. Tan cerca que lo veía desde la ventana. Tenía las mañanas libres y me apunté, no duré ni medio año porque descubrí que se estaba mejor en la camita por las mañanas. Vaga que es una.

    ResponderEliminar
  6. A mí al final me pudo mí afición por el cafelito con dulces que suelo tomar por las tardes y que durante esos dos meses deje de lado. Además, sí te lo ponen tan fácil como cuento en la entrada, al final lo dejas.

    Saludos.

    ResponderEliminar