12 marzo 2012

¿Por qué tenemos que recordar nuestra historia más oscura?


Será porque yo no he vivido esa época y no formo parte de esa historia, será porque no estoy afectado por ese síndrome de Estocolmo que parece que aún perdura en muchas conciencias; pero no alcanzo a comprender porque tenemos que seguir rindiendo tributo y homenaje a un dictador que fue protagonista de una de las páginas más oscuras de la historia de este país.

En el pueblo pacense de Guadiana del Caudillo este fin de semana decidían en referéndum si mantenían el nombre y “apellido” del pueblo o si lo cambiaban de nombre.

Al final resulto que el pueblo sigue con su nombre. La excusa más común que he escuchado es que el caudillo fue historia y que a la historia no se le da la espalda. En parte tienen razón, nunca se me ocurriría dar la espalda a un dictador, ya que, como cualquier asesino de novela negra, no dudaría en acribillarme a balazos.

El respeto a la historia podría resultar comprensible si esta “historia” no hubiese venido acompañada de represión, asesinatos, hambre y miedo.

Por muy bien que a algunos les pudiera haber ido durante el mandato de este caudillo, un dictador es siempre un dictador, nunca se les debería recordar como cualquier otro concepto de la historia, ni mucho menos rendir tributo u homenaje. Simplemente sobran. 

5 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en que no se le debe rendir homenaje a este personaje y que su nombre y su imagen deben desaparecer completamente de nuestros pueblos y ciudades.

    Pero como aficionada a la historia sí que creo que debe conocerse y estudiarse. Nos guste o no ciertas cosas ocurrieron y ya dijo alguien que quien no conoce la historia está condenado a repetirla, o algo así.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Kassio, gracias por tu comentario.

    Toda lo ocurrido desde el comienzo de los tiempos es historia, y como en todo, cada uno tiende a seleccionar fragmentos o periodos de la historia que considera mas significativos; hay gente que incluso le hubiese gustado vivir en determinados momentos de esa historia por considerarlos una época mejor que la actual. Pero de una época que considero fue bastante oscura gracias a ese dictador no deberíamos tener determinados recuerdo en forma de nombres de pueblos o calles, estatuas, o incluso si me apuras familiares del susodicho paseándose por las televisiones...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo en eso. De pueblos y ciudades deben desaparecer todos los símbolos de la dictadura.

    ResponderEliminar
  4. En Alemania no se les ocurriría mantener un Rhin del Führer, ni en Italia un Po del Duce. Ah, pero Spain is different...

    Saludos.

    ResponderEliminar