14 noviembre 2011

El mensaje ha calado.

¿Hemos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades?

Cada uno tendrá su opinión, la mía por supuesto es que no; pero desde el comienzo de la crisis ese mensaje empezó a transmitirse desde la clase política, haciéndose eco los medios de comunicación posteriormente.

Lamentablemente, a fuerza de ser repetitivos parece que ese mensaje ha calado en la sociedad ejerciendo sobre la misma un sentimiento de culpabilidad y de resignación hacia lo que puede venir en el futuro.

Ese mensaje, que hace unos días escuche de boca de un familar, en mi opinión es incierto y generalista, y no hay nada peor en la vida que generalizar.

Por supuesto que si hablamos de los bancos, las administraciones, y los especuladores inmobiliarios, el mensaje es fiel reflejo de su actuación en los últimos años. Las administraciones previeron presupuestos que gastaron en base a previsiones que luego no se cumplieron. Los bancos concedieron hipotecas sin control ninguno hasta que la burbuja inmobiliaria exploto. Y los especuladores inmobiliarios inflaron en precio de los solares y de las viviendas sabiendo que tarde o temprano la situación se les escaparía de las manos.



Estos agentes si han vivido por encima de sus posibilidades, pero como su actitud negligente ahora parece que la tenemos que pagar todos, pues parece que ha sido toda la sociedad la que ha despilfarrado.

Siempre ha habido gente que no ha sabido administrarse, pero no por eso se ha considerado a los españoles como gente despilfarradora; al revés, nuestra sociedad siempre se ha caracterizado por la capacidad de ahorro y sacrificio enfocada a la adquisición de una vivienda en propiedad, y mas aun en los años de bonanza económica donde los precios de la vivienda se inflaron exponencialmente por culpa de los especuladores.

El que los bancos no hayan hecho bien su trabajo dando hipotecas desproporcionadas a quien no debían, y la falta de previsión de algunos para endeudarse más de lo que podían no debe servir como excusa para ponernos el sambenito de despilfarradores y por supuesto para tener que pagar los excesos de quienes ha realizado negligentemente su trabajo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario