23 octubre 2011

Fobia afortunada.

Como tantas veces había hecho de niño volví a pulsar el botón de alarma del ascensor.

Su voz suave y conciliadora me tranquilizo primero, comunicándome después que no podía utilizar el botón de alarma salvo en casos de emergencia real.

Los siguientes días debatimos sobre si la fobia a los espacios cerrados era una emergencia real o no; meses después las conversaciones abarcaban otros temas.

Pasados tres años es mi hija la que me ayuda con mis fobias, y la que habla con su madre desde el ascensor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario