15 septiembre 2011

No importa la edad……. Importa lo que haces con ella.

Parece que la edad o el cumplir años es como comer un pedazo de tarta muy dulce, al principio te gusta y disfrutas con ello, pero después la sensación empieza a ser de un cierto hartazgo o empalago.  Y es que parece que nunca se quiera dejar de ser joven, siempre se recuerda esa edad como la referente en la vida de una persona, muchas veces sin saber que puede hacerse cierto el dicho que reza “lo mejor esta por llegar”; aunque no se si son los mejores tiempos para acordarse de este dicho ahora.
Mi opinión es que, aunque pueda parecer que el hecho de ser joven eternamente es la quimera deseada, con el paso de los años dejas de preocuparte por ello y te dedicas a disfrutar de cada momento.
Cuando se rondan los veinte años, por ejemplo, el físico aguanta carros y carretas entre juergas, deporte y noches de estudio; quizá en esta época queramos vivir muy deprisa y muchas cosas a la vez y eso hace que en muchos casos no se disfruten en toda su dimensión, aunque aun queda mucha vida por delante para hacerlo.
En cambio, cuando se esta por lo treinta, el cuerpo ya no esta para tanto despliegue de excesos, pero en mi caso se sobra para seguir el incansable ritmo de mi hija de 2 años y medio, que derrocha energía por todos los poros de su pequeño cuerpo.
Por mi experiencia hasta aquí podría llegar. El resto de lo que a continuación contaremos son las impresiones sacadas de la convivencia con gente del resto de edades.
Entre los cuarenta y los cincuenta la experiencia acumulada es notoria y eso hace de estas personas autentico tesoros de sabiduría, de las cuales se obtienen buenos consejos día a día; como agradecimiento a todo lo recibido las personas mas jóvenes debemos valorar y ayudarles en su esfuerzo por no perder comba con sus dificultades para no mantenerse ajenos al avance tecnológico que nos rodea.
A partir de los sesenta, mi opinión es que todo lo anterior pasa a un segundo plano para dar prioridad a lo mas importante; vivir y disfrutar de la vida y de los que te rodean. A esta edad ya se ha trabajado lo suficiente  hay que dar paso a las nuevas generaciones.  
Como moraleja se puede decir que ninguna edad o periodo es mejor que otro, porque no es necesario ser joven para disfrutar de la vida, sino sentirse joven para hacerlo.

4 comentarios:

  1. Cuanta razón tienes, yo también opino que la edad la tenemos en el cerebro y el echo de sentirse joven no tiene porque ir ligado con la edad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente Sisco. El estar más cerca de los 40 que de los 30, por poner mi ejemplo dejó de preocuparme cuando comprendí que cada año cumplido es un año vivido.

    ResponderEliminar
  3. Exactamente!! muy de acuerdo! lo importante es ser feliz, da igual la edad! por ejemplo, yo ya estoy llegando a los 30 y mirá las frikadas que hago en mi blog... un saludo alfonso!

    ResponderEliminar
  4. De eso se trata Marnos, de buscar el bienestar a cada momento y en cada edad... un saludo y que no decaiga ese blog.

    ResponderEliminar