27 julio 2011

Gracias a los políticos.

Sí, tengo que darles las gracias porque como foráneo que soy en la ciudad de Madrid vivía acomodado una vez aprendida la ruta de ida y vuelta al trabajo desde casa; el gps, ya sin necesidad de usarlo, dormía tranquilo en la guantera del coche a la espera de nuevos usos.

De esto parece que se percato el político de turno, que decidió que la situación no podía seguir así, por lo que dispuso obras en el trayecto a mi trabajo sin previo aviso.

Mi sorpresa inicial derivó en la precipitación de los acontecimientos, varias vueltas por Madrid hasta que el gps se aclaro con la nueva ruta para la ida y otra para la vuelta.

El propósito inicial del político; que los foráneos conozcan la ciudad; se va cumpliendo ya que ahora tengo dos rutas para ir y dos para volver.

¿Se dará por satisfecho? ¿Me lo podre “cruzar” algún día para agradecérselo como se merece?

Quien sabe…..

4 comentarios:

  1. En todas las ciudades grandes pasa eso. Te acabarás acostumbrando a encontrarte calles cortadas por obras.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que si Kassio, pero son cosas que molestan y como el derecho al pataleo creo que aún no nos lo han quitado pues en esas estamos.

    ResponderEliminar
  3. Si es que los políticos están en todo, dan por c... hasta en el más mínimo detalle! Acá en Sevilla los muy genios tienen obras en la autovía a huelva y ahora obras en la carretera secundaria que va a huelva, en plenas vacaciones cuando la gente más colapsa estas dos carreteras!! si es que son unos genios absolutos...

    ResponderEliminar
  4. Por eso estan donde estan amigo mio....

    Un saludo.

    ResponderEliminar