28 febrero 2011

RESILIENCIA.

Después de una feliz etapa laboral de casi once años en Cáceres, mi ciudad natal, la escasez de trabajo que ha provocado la crisis económica ha deparado que ahora mismo me haya tenido que trasladar a Madrid para continuar realizandome como arquitecto técnico y futuro ingeniero de edificación.

Las circunstancias han cambiado con respecto a la ultima vez que estuve en Madrid, hace ya once años, ya que ahora estoy bastante mas preparado psíquica e intelectualmente para afrontar cualquier tipo de trabajo, si bien no ando muy sobrado de algo muy importante, la motivación, ya que dejo en Cáceres a mi familia y mis amigos.
Y es que, muy a mi pesar, tanto mi familia, como mis amigos y yo seguimos el guion establecido por los tiempos de bonanza economica y el estereotipo español y adquirimos una  vivienda en propiedad con su correspondiente hipoteca en nuestra ciudad natal, que hasta el comienzo de la crisis nos proporcionaba a todos trabajo y cobijo.
Ahora las cosas han cambiado y los fantasmas de nuestros padres vuelven a asomarse a ese camino revirado e incierto en el que parece haberse convertido muestro futuro.
Cada vez empieza a ser mas común el ver como la gente se plantea ya su futuro en otras ciudades o incluso en el extranjero siguiendo el ejemplo de los paises centroeuropeos.
En cualquier caso, tengo claro que nuestros padres no lo tuvieron facil en ningun momento y salieron adelante con esfuerzo y decision, aptitudes que ahora mas que nunca necesitamos la gente de nuestra generacion.
En el campo de la ingenieria de materiales llamamos resiliencia a la capacidad que tienen algunos materiales de soportar tensiones sin que ello afecte a su comportamiento estructural. Llevando este concepto a la situacion actual y al contexto de crisis en que nos movemos, la resiliencia seria nuestra capacidad de adaptarnos a los cambios exigidos por la situacion actual sin que nuestra psique se vea mermada o afectada.
Si bien eso es facil decirlo, otra cosa es llevarlo a la practica, ya que venimos de una situacion en la que nuestras condiciones economicas y familiares eran inmejorables (dentro de lo que cada uno considere).
No obstante, y tal y como he oido decir mas de una vez, el que supera una crisis sale reforzado, siendo el mejor ejemplo de esta aseveracion el de nuestros padres y abuelos, los cuales han de ser ahora nuestra inspiracion y reflejo para afrontar esta etapa incierta que tenemos ante nosotros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario